Enciclopedia del Universo Marvel

Avatar Login

Acólitos de Magneto download Editar

picture picture picture picture

datos

Nombre Original:

The Acolytes

Componentes Originales:

Anne Marie Cortez, Fabian Cortez, Cromo, Harry Delgado, Nance Winters

Otros Componentes:

Barnacla, Cargill, Rusty Collins, Coloso, Decay, Desliza, Escáner, Espora, Estática, Éxodo, Gargouille, Javitz, Joseph, Kamal, Katu, Hermanos Kleinstocks (Eric, Sven y Harlan), Seamus Mellemcamp, Milan, Neófito, Orador, Polaris, Proyector, Rakkus, Random, Rem Ram, Senyaka, Tempo, Unuscione, Vindaloo, Amelia Voght

Contrapartidas:

Acólitos (Zombi)

Mentores:

Magneto

Base de Operaciones:

Asteoride M, Avalon

Primera Aparición: X 1
Origen: X 1

historia

Los Acólitos son un grupo de mutantes que han abrazado las enseñanzas del mutante conocido como Magneto. Liderados originalmente por Fabian Cortez, este, junto a Cromo, Delgado, Nance, se hicieron con una nave espacial, con la que se hicieron al espacio, perseguidos por dos naves con soldados con el firme propósito de capturar a los mutantes. Cortez y los demás mutantes, lograron su objetivo, alcanzar el Asteroide M, la base y santuario de Magneto, el cual puso fin a la caza, llevándolos a todos, mutantes y soldados, al interior del Asteoride. En el interior de su base, Cortez intentó convencer a Magneto para que fuera el mesías de los mutantes, su salvador, sin embargo, el Amo del Magnetismo se negaba a asumir de nuevo ese rol. Sin embargo, cuando uno de los soldados acabó con la vida de una de las mutantes que acudieron a pedir refugio, Magneto cambió de opinión, y aceptó a Cortez y sus compañeros.

A recomendación de Cortez, Magneto viajó a la Tierra, y reflotó el submarino nuclear Leningrado, hundido por él mismo años atrás, y que era portador de misiles con cabezas nucleares, para hacerse con esas armas, para usarlas en caso de ataque de los humanos. Frente a él se alzó la Patrulla-X, que combatieron a Magneto, hiriéndolo, aunque no pudieron evitar que este regresara al Asteroide M. Allí, Cortez usó su poder para sanar a Magneto, aunque sin que este lo supiera, cada vez que Cortez ayudaba a Magneto, lo mataba lentamente.

Mientras Magneto se recuperaba, Cortez lideró a sus compañeros mutantes a la isla de Genosha con un doble objetivo, vengarse de la isla, por los daños que infringieron a los mutantes durante años, e intentar reclutar a la mutante Pícara, que cayó en Genosha después de luchar contra Magneto. La pupila de Charles Xavier se negó, y dio comienzo una batalla entre los Acólitos y uno de los grupos de Xavier, que habían viajado a Genosha en busca de Pícara. La lucha parecía decantarse del lado de los hombres X, pero la llegada de Magneto giró las tornas de la batalla, y los mutantes "buenos" fueron capturados y llevados al Asteroide M.

Cortez, mientras "curaba" a Magneto, le informó que había sufrido una alteración genética de manera artificial, inmediatamente, el Amo del Magnetismo atribuyó esta alteración a la intervención de Xavier y Moira MacTaggert, y viajó a la Tierra donde los secuestró. Tras confirmar que la científica había alterado su ADN, la obligó a repetir el proceso con la Patrulla, para que siguiera sus órdenes.

En la Tierra, el otro equipo de la Patrulla viajó al espacio para liberar a sus camaradas, y tras las primeras escaramuzas, los hombres X recuperaron su mente, y se enfrentaron a Magneto y los Acólitos. Sin embargo, en la Tierra, las naciones estaban preocupadas por el regreso hostil de Magneto, y pusieron en práctica los llamados "Protocolos de Magneto", que preveían atacar el Asteroide M con un poderoso rayo de plasma. En el Asteroide, Magneto comenzaba a sufrir los efectos del "tratamiento" de Cortez, el cual, huyó del Asteroide a bordo de una nave de reserva, y tras tomar el control del cañón de plasma, lo usó para destruir el Asteroide M. Magneto usó su poder para mantener la integridad de la nave, dando así tiempo a la Patrulla a escapar, sin embargo, los Acólitos prefirieron quedarse con Magneto, mientras todo se desmoronaba a su alrededor.

El Asteroide M comenzó a caer a la Tierra, ardiendo en la reentrada, el acólito conocido como Cromo, usó su poder para proteger a Magneto, pero no pudo salvarse a sí mismo, ni a sus compañeros, que perecieron, mientras el Asteroide se estrellaba en el Medio Oeste, Magneto sobrevivió a la caída, y durante un tiempo permaneció oculto.

La supuesta muerte de Magneto, permitió a Cortez convertirlo en un mártir, y a él mismo en el estandarte de la causa pro mutante. Bajo este manto, Cortez atrajo a su causa a numerosos mutantes, como los hermanos Kleistock, Cargill (la antigua Frenesí de la Alianza del Mal), Unuscione. Liderados por Cortez, estos mutantes atacaron la Escuela de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en el Estado de Nueva York, a fin de capturar a un joven Teddy Matson, que desarrollaría sus poderes mutantes en pocos años. Frente a ellos se alzó la Patrulla-X que no pudieron impedir que los Acólitos se llevaran al joven, aunque lograron rescatarlo después que los seguidores de Magneto lo descartaran, por padecer síndrome de down.

Mientras Cortez y el resto de los Acólitos actuaban en la Tierra, Magneto se recuperaba poco a poco de las secuelas del ataque del traidor. En un momento dado, reclutó al poderoso mutante conocido como Éxodo, y de nuevo en el espacio, creó una nueva y gigantesca base, Avalón, construida gracias a tecnología Shi'ar, que Magneto robó de la Escuela de Xavier, durante el tiempo que estuvo allí entrenando a los Nuevos Mutantes.

Gracias a la ayuda de Forja, la Patrulla-X descubrió que los Acólitos se ocultaban en un monasterio llamado Monte Saint Francis, ocultos a cualquier sistema de vigilancia. Allí, Cortez y sus camaradas secuestraron a Moira MacTaggert, a la cual torturaron para hacerle pagar por haber modificado el ADN de su "mesías". La tortura de Moira, provocó que uno de los mas nuevos y jóvenes miembros de los Acólitos, Neofito, comenzara a dudar sobre lo correcto de sus acciones. El mutante acudió a Cortez en busca de consejo, solo para descubrir que este había sido el culpable de la muerte de Magneto. Cortez descubrió al joven espía, y usando su poder, lo arrojó del monasterio, casi matándolo, cuando vio que no lo había matado, envió a algunos de sus Acólitos mas fieles a matarlo. Sin embargo, la llegada de la Patrulla impidió el asesinato, y tras salvarle la vida, Neofito les mostró el escondite de sus camaradas, lo que dio lugar a una batalla entre los dos grupos de mutantes, con la vida de Moira en juego, que acabó cuando la Patrulla hirió gravemente a Cortez, y este y sus hombres se retiraron.

De nuevo bajo las órdenes de Cortez, los Acólitos perpetraron una sangrienta matanza de humanos, en un hospital en Virginia, el grupo conocido como Factor-X fue llamado para investigar, y lograron capturar a uno de los Acólitos, Espora, el cual, ante la presencia de Mercurio (hijo de su líder y señor, Magneto), contó los planes de sus camaradas. Espora reveló que sus compañeros iban a atacar la base militar de Camp Hayden, al parecer una insulsa base del gobierno. Factor-X marchó a la base militar, solo para descubrir que en realidad, Camp Hayden era una planta industrial donde se fabricaban Centinelas cazadores de mutantes en masa. También quedaron demostrados los planes de los Acólitos al dejar tras de si a Espora, traer a aquella base a Factor-X para que vieran los actos del gobierno para el que trabajaban, y sobre todo a Mercurio, hijo de Magneto, para intentar atraerlo para su causa, aunque este segundo plan les falló, y hubieron de retirarse. Se produjo un enfrentamiento entre Acólitos y Factor-X, enfrentamiento en el que fallecía Mellencamp.

Se produjo un encuentro de los Acólitos con Cable en Siberia, previo a la aparición de Rojo Omega, en este encuentro moriría Katu.

Poco después, Magneto regresó a los Acólitos junto a Éxodo, y les mostró a estos la traición de Cortez, y estos abandonaron a Fabian, y marcharon junto a Magneto y Éxodo a Avalón, no antes de que Magneto matara a Senyaka, por su brutalidad contra los humanos.

Para atraer a mas mutantes para su causa, Magneto envió a Éxodo para reclutar a sus antiguos alumnos, los Nuevos Mutantes, la mayoría de ellos integrados en el grupo conocido como X Force, y llevó a estos, junto a Desliza y Rusty Collins, los cuales habían sufrido un lavado de cerebro por parte de Dyscordia, a Avalon, mientras el resto de X Force los seguía al espacio. En Avalon X Force decidió finalmente rechazar la propuesta de Magneto, y regresaron a la Tierra, sin embargo, Rusty y Desliza decidieron quedarse junto a los Acólitos.

Poco después, Magneto regresó a la Tierra, con ocasión del funeral de una de sus antiguas alumnas, Magik, fallecida recientemente como consecuencia del Virus del Legado. Magneto ofreció a los mutantes allí presentes la oportunidad de unirse a sus Acólitos. La oferta fue sorprendentemente aceptada por Coloso, hermano de Magik, que marchó junto a Magneto a Avalón.

Tras lanzar un ataque magnético preventivo contra la Tierra, Magneto se granjeó de nuevo el odio y el terror de las naciones de la Tierra, y de nuevo la Patrulla-X se lanzó al espacio, hacia Avalon, para detener al Amo del Magnetismo. Se preveía un combate a muerte entre Hombres X y los seguidores de Magneto, pero Coloso, intentado evitar este conflicto mortal, teleportó a todos los Acólitos fuera de Avalón, de modo que los mutantes, comandados por Xavier, solo hubieron de enfrentarse a Magneto. Este parecía derrotar a los mutantes con facilidad, pero en un momento dado, usó su poder para sacar el adamantium del cuerpo de Lobezno, hiriéndole de gravedad, esto hizo que Xavier se decidiera a lanzar un poderoso ataque psíquico contra Magneto, "apagándole" la mente.

Magneto, ahora en estado catatónico, quedó en Avalón, cuidado entre otros por Coloso, mientras que el mando de los Acólitos recaía en Éxodo, y en uno de sus primeros mandatos, se produjo el combate entre los Acólitos y Excalibur.

Al poco se produjo el retorno de Fabian Cortez, el cual intentó hacerse con el control de Genosha, y para protegerse de la ira de los seguidores de Magneto, secuestró a Luna, hija de Mercurio y Cristal y nieta del Amo del Magnetismo. Mercurio acudió a Genosha, azotada por la guerra civil entre humanos y mutados, acompañado de la Patrulla-X, mientras que Cristal marchó al rescate de su hija, junto a sus compañeros de los Vengadores. Sin embargo, pese a su valiosa rehén, Fabian Cortez no se libró de la ira de Éxodo, que usó su poder para asesinar aparentemente a Cortez en las alcantarillas de Bahía Martillo. Tras esto, Éxodo se enfrentaba a Vengadores y Patrulla-X, y amenazaba con acabar con la progenie del Amo del Magnetismo, a quienes consideraba indignos de su señor, sin embargo, un ataque psíquico de Xavier, lo dejó a merced del ataque del Caballero Negro, que lo obligó a huir, no sin antes casi asesinar a Mercurio. Acabada la crisis de Genosha, Éxodo regresó a Avalón junto a los Acólitos.

Un encuentro con la Patrulla en la Tierra, permitió a los hombres X saber que Coloso tenía una grave conmoción cerebral, y urdieron un plan para atraer a Coloso a la Isla Muir para poder atender sus heridas. Usando a Gata Sombra como cebo, atrajeron a Coloso al centro de investigación, donde tras reducirlo, le curaron de sus heridas, esto sin embargo, provocó la ira de los Acólitos, que mandaron una partida de rescate a Muir, que se enfrentaron a parte de Excalibur y de la Patrulla, antes que Coloso, ya recuperado, regresara con los Acólitos, allí, estos sometieron a uno de sus antiguos miembros, Neofito, a un juicio por traición al revelar a la Patrulla, el lugar donde se escondían en Francia. La mayoría de Acólitos exigían la pena de muerte para el joven mutante, pero la acertada defensa de Coloso, provocó que la pena fuera reducida al exilio en la Tierra.

En esta época, Éxodo y los Acólitos empezaron a mostrar un gran interés por la Montaña de Wundargore, en Transia, al ser el lugar donde Magda dio a luz a los hijos de Magneto. La Montaña de Wundargore estaba ocupada por el Alto Evolucionador y los Caballeros de Wundargore, que se convirtieron en enemigos mortales de Éxodo y sus compañeros. Poco después, Coloso abandonaría el grupo, regresando a Muir para unirse al grupo conocido como Excalibur. Sin embargo, Coloso todavía guardaba amistades y afecto a antiguos compañeros de los Acólitos, e intentó que estos abandonaran la senda de Magneto, aunque con escaso éxito.

Poco más tarde, los Acólitos encontraron un extraño cuerpo flotando en el espacio en forma de huevo, y lo atrajeron al interior de Avalón. Desgraciadamente, el huevo resultó albergar a Holocausto, un mutante proveniente de otra realidad, que había viajado hasta esta realidad, escapando de la destrucción de la suya propia. Holocausto sembró el caos entre los Acólitos, matando a Rusty Collins, Javitz y Milan, hasta que frente a él se alzó Holocausto, dando lugar a una cruenta batalla que acabó con la destrucción de Avalón. Los Acólitos fueron arrojados de Avalón momentos antes de la destrucción, junto a dos hombres X, Cíclope y Jean Grey. La Chica Maravillosa logró llegar a salvo a la Tierra, pero Cíclope fue arrojado junto al resto de Acólitos, al desierto Australiano, el líder de los hombres X logró agrupar a los Acólitos, hasta llevarlos a la antigua base australiana de la Patrulla donde pidieron ayuda, tras esto los Acólitos fueron capturados.

No tardaron en ser liberados, y liderados por Joseph (duplicado genético de Magneto creado por Astra), después de un enfrentamiento con Cortez por el liderazgo, hasta que Joseph les abandonó uniéndose a la Patrulla.

Comenzó un periodo en que Acólitos se enfrentaron al Alto Evolucionador, sus huestes, y Mercurio. Temporalmente también, se enfrentaron a los compañeros de Mercurio, los Héroes de Alquiler, secuestrando a Thena y el Tigre Blanco.

Un segundo enfrentamiento contra el Alto Evolucionador y Mercurio y sus compañeros, para obtener el Isótopo X, acabó con la muerte de algunos Acólitos (como Decay), y con Mercurio desarrollando sus poderes hasta límites no sospechados. El Alto Evolucionador se tomaría justa venganza más tarde, privando a los Acólitos temporalmente de sus poderes.

El regreso de Magneto, junto con el regreso de Fabian Cortez, provocó una escisión en el grupo de Acólitos, algunos Acólitos decidieron marchar con Cortez, este les usó para atacar a la Patrulla y a Xavier, pero cuando los hombres X derrotaron a los Acólitos, Cortez no tardó en escapar. Los Acólitos, sin su sanguinario líder, aprovecharon para intentar pedir ayuda a Xavier para que les ayudara a controlar sus poderes, pero Xavier, envuelto como estaba en plena guerra contra Magneto, no podía permitirse tener a antiguos villanos en su casa, y rechazó el ofrecimiento.

Poco después, la Patrulla-X debía enfrentarse al segundo grupo de Acólitos, aquellos que habían decidido seguir a Magneto, antes que se produjera la batalla final entre Magneto y Joseph, y que la ONU diera a Magneto el gobierno de Genosha.

El ascenso al poder genoshano de Magneto, provocó que algunos de los Acólitos que le habían seguido, pasaran a convertirse en miembros del Gabinete de Poder que rodeaban al Amo del Magnetismo, como Amelia Voght, además, como la batalla contra Joseph, había dejado a Magneto con los poderes muy debilitados, se vio obligado a aceptar junto a él a Cortez (que recordemos había intentado matarlo) para que aumentara sus poderes.

Las necesidades del pueblo de Genosha, provocaron que algunos héroes superaran su desconfianza hacia Magneto, y se unieran a él para ayudar a Genosha, como Mercurio o Polaris, la llegada de la cual provocó la salida del gabinete de Cortez, ya que sus poderes no eran ya necesarios.

La división de ambas bandas de Acólitos, llegó a su punto álgido, cuando ambos grupos se enfrentaron, liderados por sus respectivos jefes, Cortez y Magneto, batalla que acabó con Magneto asesinando a Fabian, tras lo cual, los Acólitos volvieron a unirse bajo un solo hombre.

Ficha:

1311

versión:

5.02

creada:

8-3-04

redactor:

Victor