Enciclopedia del Universo Marvel

Avatar Login

Thor : M :

Manitú download Editar

picture

datos

Nombre Original:

Manitou

Nombre Real:

Manabozho (su nombre algonquín)

Otros Alias:

Minabozho (chippewa), Messou (montagnais), Minabush (menominee), Nanaboojoo (potawatomi), Gluscap (micmac), Yoskeha (iroqués), Nanabusch (delaware), Olelbis (wintun), Torngasau (inuit), Ioskeha (onondoga), Tshohanoai (navajo), Glooscap (mandan), Aba (choctaw), Apoyan Tachu (zuni), Tulugaak (eskimo), Isakakate (crow), Wisa'ka (comanche); El gran Espíritu

Especie:

Dios nativo americano

Profesión:

Dirigente de los Anasazi, dios del cielo y de los cielos

Lugar de Nacimiento:

Ala

Estado Civil:

Casado

Parientes Conocidos:

Gaoh (padre), Awenhai (madre), Nanabozho, Chibiabos, Wabasso, Nanabozho (hermanos), Onatah (esposa), Hino, Hotamintanio, Owayodota, Tawa (hijos), Pawa, Omamama (hijas), Chahuru, Kineun (tíos), Gitche Manitou (abuelo), Gea (abuela).

Grupo de Afiliación:

Anasazi

Base de Operaciones:

Shipolo

Primera Aparición: T 300

historia

Manabozho es el hijo del dios del viento, Gaoh y de su esposa Awenhai, diosa de la tierra. De acuerdo con el mito, Manitú y su hermano Nanabozho, eran enemigos antes incluso de nacer, y ya combatían en el útero de su madre. Su nacimiento provocó la muerte de su madre y Nanabozho culpó a Manitú de la muerte de su madre, y este huyó de la tierra, encontrando cobijo junto a su abuela Gaea, con el aspecto de Nokomis. Junto a Gaea, Manitú desarrolló un fuerte afecto hacia los mortales y robó el fuego del cielo para dárselo a los mortales, convirtiéndose en protector de los mortales frente al mal de su hermano Nanabozho.

Los hermanos de Manitú Chibiabos y Wabasso, visitaban a menudo a su hermano en la tierra (dado que son hermanos menores, es probable que su madre hubiera sido devuelta a la vida). En una ocasión mientras se encontraba en la tierra, Chibiabos fue abducida por los espíritus del mal conocidos como los Anamaqkiu y llevada al inframundo. Manitú descendió al inframundo para rescatar a su hermana, y pese a que logró acabar con algunos de ellos, Chibiabos decidió permanecer allí recibiendo los espíritus de los mortales que fallecían.

En venganza, los Anamaqkiu enviaron una gran riada sobre la tierra, que amenazaba con acabar con la vida en el planeta. Manitú sin embargo, logró salvar a los hombres y a los animales poniéndolos sobre un gran árbol que flotaba por encima de las aguas. En algún momento después de esto, Manitú se convirtió en jefe de los Anasazi.

Alrededor del año 1000 antes de Cristo, Manitú se unió a los otros líderes de los otros panteones celestiales, para discutir sobre la llegada de la Tercera Hueste de los Celestiales. Estos seres espaciales amenazaron con cortar los portales místicos entre la Tierra y sus reinos (como Shipolo o Asgard) si no dejaban de interferir en la vida de la humanidad durante en próximo milenio {T 300}.

Como el resto de los dioses, Manitú vio como sus adoradores decrecían, y atendiendo a la amenaza de los Celestiales sobre no intervenir en los asuntos de la humanidad, no pudo acudir en defensa de sus antiguos seguidores, masacrados por la llegada del hombre blanco.

Si intervino sin embargo, a nivel puntual en distintas ocasiones, como cuando intervino en la creación del Jinete Fantasma {GR 1}.

Algunos años después, Manitú fue invocado por la shaman india Cierva Moteada, para que se enfrentara al Motorista Fantasma, que había retrocedido en el tiempo, ya que Cierva Moteada pensaba que era un demonio malvado. Manitú invocó a su vez a Hobomokko (una monstruosa serpiente alada) para que luchara contra el Motorista Fantasma, pero éste logró destruirlo usando su fuego infernal. Manitú derrotó entonces al Motorista Fantasma con su hacha mística forzándolo así a recuperar su forma humana como John Blaze. Pero cuando se disponía a matar al humano, Tarantula y sus hombres interrumpieron la concentración de Cierva Moteada, por lo que sin ella como enlace místico, Manitú se desvaneció de la Tierra {GR2 50}.

Por fin se produjo la llegada de la Cuarta Hueste de los Celestiales, dispuestos a juzgar si la humanidad era digna de sobrevivir, frente a estos dioses del espacio, se alzaron los Asgardianos, que habían cedido su energía vital a Odín, el cual los combatió desde el interior de la armadura del Destructor. Sin embargo, el poder de los Celestiales era demasiado, y ni con la ayuda de Thor, el único Asgardiano que no había unido sus fuerzas, fue capaz de derrotar a los Celestiales, que destruyeron al Destructor y con él a Odín y los Asgardianos. Acabada la batalla, Thor marchó por los diferentes panteones celestiales para pedir a los patriarcas, una porción de su energía para resucitar a sus camaradas asgardianos. En su periplo, llegó hasta Shipolo, donde se reunió con Manitú, al que hizo su petición. El patriarca de los dioses nativos americanos, cedió parte de su poder, y los asgardianos pudieron volver a la vida {T 301}.

Ed Pollard y un grupo de aliados planearon destruir la presa de Little Thunderbirds para que el pueblo quedase inundado y luego saquearlo usando un equipo de escafandras. La amenaza a la tierra sagrada de los indios produjo la aparición de Manitú. El Motorista Fantasma, que casualmente estaba en el lugar, se enfrentó a Manitú sin quererlo, ya que el dios creyó que el demonio llameante estaba involucrado en el complot. Manitú disparó una flecha espiritual sobre el Motorista Fantasma devolviéndolo a su forma humana. Más tarde, Manitú invocó a los Thunderbirds para que lo atacaran. Ni el Motorista Fantasma ni Manitú fueron capaces de impedir la explosión. Afortunadamente, poco después una mujer india desconocida envió a John Blaze al pasado y, cuando regresó, lo hizo a tiempo de detener la explosión {GR2 49~ 50}.

Manitú ayudó de nuevo a los Asgardianos cuando el temible Demogorgo amenazó la Tierra, Odín pidió a Manitú que enviara a un campeón en representación de su panteón para que se enfrentara al monstruo que había sido resucitado por siete dioses de la muerte. Manitú, atendiendo a la petición de su camarada asgardiano, envió a Tawa, el dios del sol, para que combatiera contra la gran amenaza {T@ 10}.

Manitú se reunió en Asgard con los demás patriarcas, para discutir sobre la amenaza de Thanos, que había adquirido un poder casi omnipotente gracias al Guantelete del Infinito. Desgraciadamente, mientras se encontraban en Asgard, un estallido de energía provocado por el titán loco destruyó los portales dimensionales que permitían viajar entre los reinos celestiales, aislando a Manitú y sus compañeros en el Reino Dorado. Finalmente Thanos fue derrotado gracias al esfuerzo colectivo de los héroes terrestres, y el mal hecho por Thanos pudo ser reparado {IG 2}.

descripción

Nivel de Fuerza:

Manitú tiene una fuerza sobrehumana superior a los del resto de su panteón que le permitía levantar unas 95 toneladas de peso.

Poderes Conocidos:

Posee los atributos convencionales de un dios nativo americano, Los dioses poseen ciertos atributos físicos sobrehumanos, son extremadamente longevos, de hecho, una vez han alcanzado la madurez, envejecen a un ritmo extremadamente lento, aunque no son inmortales. Además, su piel es tres veces más densa que la piel humana, lo que eleva su resistencia a las heridas. Además puede acceder a la Orenda, la energía positiva que flota en la atmósfera, a fin de usarla mediante hechizos.

Manitú puede crear tormentas, crear barreras dimensionales y además, posee la habilidad de manipular las energías mágicas ambientales con una multitud de efectos.

También puede cambiar de aspecto adoptando imágenes de humanos o de animales, y en la antigüedad se manifestaba a sus seguidores reflejándose en las nubes.

Cronología chrono.download Editar

T 300-FB; GR2 50-FB, 50; T 301-BTS; GR2 49, 50-BTS; T@10-BTS; IG 2
Ficha:

1631

versión:

5.02

creada:

03-10-04

redactor:

Victor

actualizada:

18-11-07

revisor:

Master Gollum