Enciclopedia del Universo Marvel

Avatar Login

Makkari download Editar

picture picture

datos

Nombre Original:

Makkari

Nombre Real:

Makkari

Otros Alias:

Mark Curry, Mercurio, Huracán, Jake Curtiss, Hombre Invisible, Adam Clayton, Michael Curry, Mayor Mercurio, Mike Khary, Osiris

Especie:

Eterno

Profesión:

Técnico, atleta

Lugar de Nacimiento:

Olimpia, Grecia

Estado Civil:

Soltero

Parientes Conocidos:

Verona (padre, fallecido), Mara (madre, fallecida)

Grupo de Afiliación:

Eternos de la Tierra, Primera Línea, Cazadores de Monstruos, socio de Quasar y de Avance Veloz

Base de Operaciones:

Antiguamente Olimpia, actualmente móvil por el espacio

Primera Aparición: REDRAVEN; E 5 (como Makkari)

historia

Makkari pertenece a la tercera o cuarta generación de la raza conocida como los Eternos, una evolucionada rama de la raza humana. Aunque Makkari ha vivido durante alrededor de cuatro mil quinientos años, todavía mantiene un fervor juvenil, sobre todo en lo referido a alcanzar en cuanta mayor velocidad como sea posible. En el antiguo Egipto enseñó la escritura y se le confundió con Osiris y en los tiempos de la antigua Grecia y Roma, Makkari fue a menudo confundido con el Dios Mercurio, Mensajero de los Dioses y famoso por su gran velocidad.

A diferencia de la mayoría de los Eternos, Makkari ha participado a menudo en los asuntos de la humanidad. Fue el auriga del Emperador Darío de Persia, estudio filosofía con Platón, entro en Roma durante el incendio que provoco Nerón para rescatar a su amiga Eterna Sersi, y vivió de primera mano diversos momentos de la historia humana, como el reinado de Vlad el Empalador, o la Batalla del Álamo.

Durante los años 40, al comenzar a aparecer públicamente seres con habilidades superhumanas, Zuras, líder de los Eternos de la Tierra, pidió que Makkari que comenzara a usar sus habilidades públicamente, aunque sin revelar su verdadera procedencia. Así, Makkari comenzó a actuar, usando la identidad del dios Mercurio, o de Huracán. También se hizo pasar por el agente de la NSA Jake Curtiss, haciendo creer a los que le veían que podía volverse invisible, mediante su supervelocidad. Bajo estas y otras identidades, Makkari combatió a los complots de Plutón (en realidad el Señor de la Guerra Desviante, Kro) y otras amenazas.

Unos años después, Makkari uso su identidad de Curtiss y sus contactos en el gobierno para reclutar un grupo de Cazadores de Monstruos, como Ulysses Bloodstone, Doctor Druida y Zawadi, y les uso para detener de nuevo a Kro y a sus mutados monstruosos. Makkari siguió con los Cazadores de Monstruos durante varios años, bajo la identidad de Curtiss. Un tiempo después, Makkari se unió al grupo de superhéroes olvidado llamado la Primera Línea como el Mayor Mercurio. Años después, conocería a Elvis Presley en sus comienzos como músico, y le daría unas cuantas lecciones de guitarra.

En años recientes, Makkari volvió a residir en Olimpia. En vísperas de la llegada de la cuarta hueste de los Celestiales, se desató una guerra en Nueva York entre los Desviantes, que pretendían evitar la llegada de los Celestiales, y los Eternos, que pretendían detener a los Desviantes. Cuando dos Eternos, Sersi e Ikaris, fueron capturados por los Desviantes, Makkari y Thena obtuvieron permiso de Zuras para ir a combatir a Nueva York contra los Desviantes. Gracias a sus superiores poderes, Makkari y Thena lograron derrotar a un gran número de Desviantes, y obligaron a su líder, Kro, a firmar una momentánea tregua. Fue entonces cuando el profesor Samuel Holden presentó al propio Makkari, a Ikaris y a Sersi como Eternos ante el mundo, para dar a conocer a la población la existencia de los Eternos, los Desviantes y los Celestiales, sin embargo la mayor parte de la población no creyó las palabras de Holden, y prefirió creer que eran humanos con superpoderes antes de creer que eran alienígenas.

Makkari, junto al resto de los Eternos, se unió en la Uni-Mente para intentar rechazar a los Celestiales, pero fueron derrotados por estos, en una lucha en la que murió Zuras. Tras la marcha de los Celestiales de la Tierra, y la elección de Thena como nueva líder de los Eternos, se produjo de nuevo el proceso de la Uni Mente, en la que se decidiría el destino de los Eternos. Cuando se decidió que la mayoría de Eternos partieran al espacio, quedando solo unos pocos en la Tierra, Makkari fue uno de los escogidos para quedarse en la Tierra, ocupando el lugar de Domo, que había sido el principal técnico de Olimpia, y al que Makkari intento sustituir con mayor o menor éxito.

Poco después, algunos Eternos empezaron a sospechar que los Desviantes estaban planeando un ataque contra la Tierra, y algunos de ellos, entre los que se encontraba Makkari, pidieron a la líder de los Eternos, Thena, que les autorizase a lanzar un ataque preventivo contra Lemuria, la capital Desviante, sin embargo Thena, deseosa de mantener la paz con los Desviantes liderados por Kro, con el que mantenía una relación afectuosa, se lo negó. Esto llevó a Makkari y otros Eternos a unirse bajo el mando de Ikaris, que consideraba que Thena no era apta para gobernar a los Eternos. Después de algunos errores en el liderazgo, Thena abandonó el liderazgo de los Eternos, pasando este a Ikaris, que hubo de liderar a Makkari y al resto de los Eternos en su lucha contra el Desviante Ghaur, lucha en la que contaron con la ayuda de los Vengadores.

Tras la derrota de Ghaur, Makkari y sus compañeros permanecieron en Olimpia en paz, solo actuando en contadas ocasiones, como cuando capturaron a Estela Plateada y al Super-Skrull por petición del Alto Evolucionador. Sin embargo, las máquinas que garantizaban a los Eternos permanecer ocultos de los humanos empezaron a fallar, amenazando con mostrar la ubicación oculta de Olimpia. Para evitarlo, uno de los Eternos llamado Duende decidió trasladar la ciudad de Olimpia fuera de la Tierra, a la Zona Negativa. Desgraciadamente en la Zona Negativa vivían seres como Blastaar, que llegó a Olimpia malherido, y a pesar de que los Eternos le revivieron, Blastaar usó su poder para atacar a Makkari y al resto, y aparentemente matándolos, sin embargo, la llegada de los Vengadores a Olimpia permitió a los Eternos recuperarse, derrotar a Blastaar, y reubicar Olimpia de nuevo en la Tierra. La siguiente aventura conocida fue cuando ayudo a rescatar a los gemelos de Thena de los Desviantes, y junto al resto de Eternos Olímpicos detuvo las maquinaciones del enloquecido Profesor Damian. Por aquella época, Makkari comenzó a entrenarse a fondo en la meditación con el gurú de los Eternos, el Maestro Elo, para poder concentrarse y obtener mayor velocidad. Un día, el Maestro Elo fue raptado por un grupo de Desviantes, y cuando Makkari se dio cuenta, salió corriendo a buscarle a Lemuria. Mientras corría por el océano, Makkari se encontró con Quasar, el Vengador y Protector del Universo, que seguía el rastro a unos alienígenas. Quasar pensó que el desesperado eterno trataba de atacarle, y lucho contra él, hiriéndole accidentalmente. Quasar le llevo al Rancho de los Vengadores para que se recuperase, y cuando lo hizo, se puso de acuerdo con Quasar para ir juntos a Lemuria, y una vez allí, rescataron a Elo. Cuando Quasar encontró poco después a los miembros del Escuadrón Supremo recién exiliados a su Tierra, llamo a Makkari, ahora su amigo, para que le ayudase a controlarlos. Una vez termino el combate, Quasar llevo al Escuadrón al Proyecto Pegaso, y Makkari llevo a uno de ellos, Hiperión, que resultó ser un eterno de su propia Tierra, al Maestro Elo, a que le ayudara a recobrar su vista perdida. Cuando volvieron al Proyecto Pegaso, el Escuadrón había sido abducido por la Supermente, y los dos Eternos y Quasar viajaron al Mundo del Extraño a rescatarlos. Una vez allí, recorrieron los distintos habitats del Mundo-Laboratorio, y combatieron con varios de los especímenes fugados. Cuando el Extraño derrotó a la Supermente, el Escuadrón fue liberado, y todos pudieron volver a la Tierra.

Nada más volver a la Tierra, Makkari fue invitado por el Primigenio del Universo llamado el Corredor a participar en una carrera para decidir quien era el ser más rápido del Sistema Solar. Makkari entreno durante todo el día para la maratón de la Tierra a la Luna, y se lesiono en el entrenamiento. Una vez en la carrera, Makkari fue adelantando puestos pese a su lesión, mientras trataba de concentrar todas sus energías y pensamientos en correr, en convertirse en velocidad pura. Cuando Makkari por fin le arrebató el primer puesto a un miembro del Escuadrón Supremo, el Zumbador, un misterioso ser procedente de fuera del Multiverso apareció en la pista, y corrió hasta adelantar a Makkari y llegar a la meta, siendo elegido campeón de la carrera. Makkari había perdido la carrera pese a todo su esfuerzo, pero se consoló con la idea de que si hubiera ganado, había tenido que irse del Sistema Solar con el Corredor.

Tras esto, Makkari decidió adoptar la identidad humana de Mike Khary, y se fue a vivir a Nueva York, compartiendo un piso con Wendell Vaughn (la identidad secreta de Quasar). Tras algunos malentendidos, Mike acompaño a Quasar y a dos empleados de Seguridad Vaughn a una cena en la casa del millonario Malcolm Stromberg. Pero el millonario resultó ser en realidad Maelstrom, el asesino cósmico que Quasar tenia que combatir. Para disuadir a Quasar de que luchar contra él era inútil, Maelstrom demostró su poder de control sobre la energía cinética, parando el corazón de Makkari y matándolo. Maelstrom lograría su objetivo, y conseguiría matar a Quasar, y a su mentor, Eón, de quien robo la consciencia cósmica. Pero la consciencia de Quasar fue conservada por la entidad Infinito, y logró impedir que Maelstrom destruyera el Universo, acabando con ambos en el proceso. El combate entre Quasar y Maelstrom llegó a convertirse en una representación del combate de sus respectivos benefactores abstractos, Infinito y Olvido. Una vez Quasar / Infinito ganaron el combate, ambas entidades abstractas (y sus contrapartidas, Eternidad y Muerte) llegaron a un acuerdo: La Muerte se quedaría con Maelstrom y Eón, pero Quasar y Makkari podían volver a la vida. Tras esta experiencia, Makkari siguió como compañero de piso y de aventuras de Quasar. Cuando Quasar decidió abandonar la Tierra para cumplir mejor sus obligaciones como Protector del Universo, Makkari decidió acompañarle, junto con la amiga de Quasar, Kismet. Su primer destino fueron los restos del Imperio Kree, donde combatieron al Devorador de Almas para liberar las almas de los krees difuntos. Tras destruir al Devorador, Makkari y Kismet se quedaron con la secta de los Plañideros mientras Quasar ayudaba a los héroes terrestres en la Guerra del Infinito. Hablando con los Plañideros, Makkari oyó hablar de los Grosgumbeekianos, la raza más rápida del Universo conocido, y les pidió que le llevaran a Grosgumbeek para poder aprender el secreto de la velocidad definitiva. Makkari pasó un tiempo entrenando con un campeón del planeta, y aprendió todo lo que pudo de él.

Tras la muerte del campeón, Makkari acudió a la Gran Carrera Galáctica, la versión galáctica de la carrera que perdió meses antes. Logró clasificarse para la carrera y se hizo amigo de Avance Veloz (el "alienígena enterrado" que ganó la carrera de la Tierra). Durante la Gran Carrera, Makkari, en sus ansias de superar toda barrera física de velocidad, y de ganar al Corredor, logró romper todas sus barreras mentales, y alcanzó una velocidad muy superior a la que tenía, ganando la Gran Carrera. Pero tras terminar la carrera, descubrió que al romper las barreras mentales, se había quedado desincronizado con el resto del Universo, y todo le parecía inmóvil, excepto los demás velocistas. El patrocinador de la Carrera, el Gran Maestro, le ofreció restaurar sus barreras mentales, si aceptaba ser su campeón en la Gran Carrera Pangaláctica, que se celebraría en unos milenios. Makkari decidió que no podía pasar milenios aislado de sus seres queridos, y rechazó la oferta. También rechazó la oferta del Corredor de repetir la carrera cuando descubrió que otro corredor había hecho trampa y eliminado a casi todos los demás contrincantes. No teniendo que demostrarle nada a nadie, Makkari se fue junto con Avance Veloz, dispuestos a buscar una solución a sus sentidos hiperacelerados, y a su amnesia, respectivamente.

Tras la manipulación de la realidad llevada a cabo por Duende, Makkari, como el resto de los Eternos, fue convertido en humano ignorando todo su pasado milenario. Bajo la identidad de Mark Curry, el eterno inició estudios de medicina. Mientras estaba de prácticas en un hospital neoyorquino empezó a ser acosado por Ikaris, quien intentó devolverle la memoria sin éxito. Al poco tiempo, Duende lo convenció para ir al Parque Golden. Allí lo engañó para que atacara al Celestial Durmiente, quien, como consecuencia, despertó de su largo letargo. El celestial se comunicó con Makkari explicándole que iba a juzgar a los hombres, desviantes y eternos y después emitir su juicio. El papel de Makkari hizo creer a los desviantes que era el Skadrach, una especie de predestinado para los desviantes, por ello pudo impedir el ataque del ejército de Kraa a Olimpia. Entonces, Zuras ordenó a Makkari e Ikaris que fueran en busca de los eternos perdidos para hacer frente al juicio del Celestial Durmiente {E3 1~ 7}.

descripción

Altura:

1'80 m

Peso:

90 kgs

Ojos:

Castaños

Pelo:

Castaño

Nivel de Fuerza:

Makkari posee una fuerza sobrehumana que le permite levantar unas 50 toneladas de peso

Poderes Conocidos:

Makkari posee los atributos normales de un miembro de la raza de los Eternos, además de unos atributos propios. Como el resto de los Eternos, Makkari posee una fuerza vital aumentada mediante la energía cósmica, además tiene un absoluto control sobre todas las células de su cuerpo, lo que le da un completo control sobre su cuerpo, aun cuando esté dormido o inconsciente.

Como resultado de este control, Makkari es virtualmente inmortal, inmune al paso del tiempo, a las enfermedades, a las temperaturas extremas y a cualquier herida causada por medios convencionales. Aunque fuera herido, su control sobre su cuerpo le permitiría sanar la herida o regenerar la parte dañada. La única manera de que un Eterno pueda morir es dispersando la mayor parte de las moléculas de su cuerpo, o consiguiendo romper el control que tiene sobre su cuerpo, y después causándole una herida lo suficientemente grave para matarle.

Makkari eligió desarrollar de todas las habilidades que le son propias a un Eterno, aquellas que le permitieran moverse a la mayor velocidad posible. Así, aunque Makkari es capaz de manipular mentalmente los átomos y moléculas, su capacidad está por debajo de la de otros Eternos. Como todos los Eternos, Makkari puede levitar mediante sus poderes psiónicos, también puede hacer levitar a otras personas u objetos. Debido a que Makkari ha desarrollado especialmente su cuerpo para alcanzar grandes velocidades, la velocidad que puede alcanzar mientras levita supera ampliamente a la de cualquier Eterno, alcanzando hasta varias veces la velocidad del sonido.

Mientras está corriendo, Makkari puede usar sus poderes de levitación para impulsarse con mayor rapidez, entonces supera esa velocidad. Gracias a su fisiología superior a la normal, Makkari puede aguantar estas velocidades sin sufrir daño alguno. Además, si Makkari corre a gran velocidad sobre el agua, puede generar tremendas turbulencias de agua, o gigantescas olas. Como el resto de los Eternos, Makkari puede proyectar energía cósmica en forma de rayos a través de sus ojos, o en forma de luz desde sus manos, esta energía cósmica está almacenada en pequeños compartimentos situados en el interior de su cuerpo. Los rayos que Makkari puede emitir van desde rayos de luz, de fuerza hasta la electricidad, pasando por cualquier forma del espectro electromagnético. Makkari puede emitir estos rayos durante varias horas, hasta que se agote, sin que ello disminuya su invulnerabilidad, aunque durante ese tiempo aumente su sensibilidad al dolor, aunque esa momentánea vulnerabilidad se le pasa tras dejar de emitir los rayos.

Makkari puede teleportarse a sí mismo o a otra persona, aunque es un recurso que no suele utilizar a menudo. Además, Makkari posee un nivel bajo de poderes psiónicos, que le permiten crear ilusiones, o activar y dirigir mediante control mental su vehículo aéreo.

Desde que comenzó a redirigir todo el uso de la energía cósmica de su cuerpo a alcanzar mayores velocidades, Makkari ha perdido la mayor parte de sus habilidades eternas, como las psiónicas o de manipulación de energía, excepto aquellas que le permiten correr a gran velocidad. A cambio, Makkari puede alcanzar ahora una velocidad cercana a la de la luz, así como acelerar todos sus procesos vitales a velocidades similares.

Habilidades Especiales:

Makkari es un experto conductor y piloto, capaz de conducir cualquier vehículo construido por Eternos o humanos.

Limitaciones:

Desde que Makkari concentro su mente en alcanzar la velocidad definitiva, todos sus procesos vitales y mentales transcurren a hipervelocidad, de manera que el resto del Universo, a excepción de otros seres con supervelocidad, le parece prácticamente inmóvil

Cronología chrono.download Editar

E3 1-FB, 4-FB, 4-FB; ST 67; M/U 4~7; M/:LG 2, 5; E3 1-FB; E 5~6, 8~12, 14~18; T@7, 287~289, 291~292, 300-BTS, 301; IM@6, 179; E2 2-FB; A 246-BTS, 247-BTS, 248; E2 1~12; SS@1; A 308, 310-FB, 309-BTS, 310; E:HEROD; Q 12-FB, 11, 12-BTS, 12-FB, 12~17, 19~21, 25~27; IG 2-BTS; Q 28, 30, 35~40, 43, 45-BTS, 47, 58; FFU 10; NEWETERNALS; E3 4-FB, 1~2, 3-FB, 3~7
Ficha:

523

versión:

3.03

creada:

29-1-02

redactor:

Victor Abril

actualizada:

18-07-09

revisor:

Doctor Comic, Brujo Negro, Master Gollum