Enciclopedia del Universo Marvel

Avatar Login

Thor : S :

Surtur download Editar

picture

datos

Nombre Original:

Surtur

Nombre Real:

Surtur

Especie:

Demonio

Profesión:

Gobernante de Muspelheim, aspirante a destructor del Universo

Lugar de Nacimiento:

Desconocido, probablemente Muspelheim

Lugar de Fallecimiento:

Oslo, Noruega

Estado Civil:

Desconocido, presumiblemente soltero

Base de Operaciones:

Muspelheim

Primera Aparición: JIM 97

historia

Surtur era un enorme demonio de fuego que gobernaba en el reino de Muspelheim, uno de los nueve mundos que componen la cosmología asgardiana. Con una inteligencia malévola y un increíble poder, Surtur es una de las mayores fuerzas elementales malignas, y es una de las amenazas más temidas por los Asgardianos, junto al gigante de hielo Ymir y la Serpiente de Midgard. La existencia de Surtur es anterior a la aparición de los Asgardianos y se dice incluso que es más viejo que los Nueve Mundos. Dirige una vasta horda de demonios, la mayor parte de los cuales está compuesto de fuego viviente, de hecho, a Muspelheim, el reino que gobierna, se le conoce como la Tierra del Fuego.

Hace cientos de años, un joven Odín, que aún no era el gobernante de Asgard, viajó junto a sus hermanos Vili y Ve, hasta Muspelheim, y se encontraron al monstruo Surtur. El demonio les confesó que tenía la intención de algún día destruir los Nueve Mundos, haciéndolos arder con fuego proveniente de su espada mágica, que previamente habría sumergido en la Llama Eterna de la Destrucción. Cuando Odín afirmó que eso nunca sucedería, ya que la llama podría ser apagada (aunque la Llama Eterna de la Destrucción era imposible de extinguir), o la espada podría ser destruida, el demonio los atacó a los tres. Los tres hermanos unieron sus energías en un solo ser de enorme poder y una altura que igualaba a la del demonio llameante y ambas criaturas lucharon con sus inmensas espadas. Con un último golpe con todas sus fuerzas, los tres hermanos lograron lanzar un poderoso ataque que destruyó la espada de la Muerte de Surtur y dejó momentáneamente aturdido al demonio, sin embargo, el impacto también rompió la fusión, y los tres hermanos se volvieron a separar. Aprovechando la confusión, los tres hermanos robaron el brasero donde se encontraba la Llama y se dispusieron a huir de Muspelheim, mientras que el gigante y sus demoníacas hordas llameantes les perseguían. Finalmente, los tres hermanos llegaron al nexo que separaba Asgard de Muspelheim y Odín, que portaba el brasero de la Llama, cruzó en primer lugar, sin embargo, Vili y Ve se quedaron atrás, dispuestos a evitar que Surtur pudiera cruzar el nexo hacia Asgard para recuperar la Llama. Se produjo entonces un gigantesco estallido de energía y, cuando Odín se recobró, vio que el nexo entre ambos reinos se había sellado. Tras esto se produjo un nuevo estallido y Odín se vio imbuido por la energía de sus dos hermanos. Tras la desaparición de sus dos hermanos, Odín fue coronado monarca de Asgard.

Años después, Odín supo que los trolls se habían aliado con Surtur para lanzar un ataque contra Asgard y el monarca asgardiano se dispuso a evitarlo, tras derrotar a los trolls, se internó de nuevo en Muspelheim, donde se enfrentó a Surtur en combate personal.

Después de fracasar en su intento de derrotar a Odín, Surtur intentó destruir la Tierra, planeta por el que Odín sentía un gran afecto. Según la leyenda, Surtur creó la Luna en esa ocasión, aunque eso es bastante cuestionable, más veraz parece la leyenda de que Odín creara el Puente del Arco Iris, el Bifrost, para viajar más rápidamente entre Asgard y la Tierra y así poder dar caza a Surtur. Odín se enfrentó a Surtur en la Tierra y consiguió atraparle en el núcleo de la Tierra, donde los demonios de fuego permanecieron hasta hace poco tiempo.

Algún tiempo después, Odín abandonó Asgard para viajar a la Tierra, para visitar a su hijo Thor. Durante su ausencia, Odín nombró gobernante provisional a su hijo adoptivo, Loki, al que imbuyó con una fracción de su poder. Sin embargo, el malvado Loki urdió un plan para asegurarse que Odín jamás regresara de la Tierra y así seguir gobernando Asgard. Utilizando el poder que su padre le había dado, Loki liberó a Surtur de su prisión en la Tierra y, además, creó a un poderoso gigante de hielo de nombre Skagg. Odín logró derrotar a Skagg, pero para entonces Surtur ya había escapado y se encontraba en el Círculo Polar Ártico, dispuesto a acabar con la humanidad derritiendo los casquetes polares y así sumergiendo la Tierra bajo las aguas. Portando una espada que contenía una porción del poder de Odín, Thor viajó hasta el Artico a enfrentarse a Surtur. Thor logró herir a Surtur y enviarlo a un asteroide deshabitado en otra galaxia.

Sin embargo, poco después un miembro de la secta conocida como "los hijos de Satannish", usaron un encantamiento llamado Hechizo del Fuego y el Hielo para traer hasta la Tierra a Surtur y al gigante de hielo Ymir, con la esperanza de que estos provocaran el caos en la Tierra. El Doctor Extraño, ayudado por los Vengadores, entró entonces en acción, y con la ayuda de un objeto místico llamado el Cristal de la Conquista, que contenía una porción de la esencia de los demonios Satannish y Mefisto, lanzó un hechizo que materializó a Surtur frente a Ymir, en el momento en que ambos iban a lanzar un golpe definitivo contra sus enemigos. Se produjo entonces una implosión mística que devolvió a ambos de vuelta a sus respectivas dimensiones: a Ymir de vuelta a Niffelheim y a Surtur de vuelta a Muspelheim.

De nuevo en Muspelheim, Surtur descubrió que volvía a estar atrapado por los hechizos que Odín había levantado para sellar el acceso de la Tierra del Fuego a Asgard. Pero, mientras Odín dormía el llamado "Sueño de Odín" que el monarca asgardiano debía guardar para recuperar sus fuerzas, Loki se alzó con el trono de Asgard y envió al dormido Odín a otra dimensión, de donde nunca debía despertar. Al aislar a Odín en otra dimensión, esto debilitó los hechizos que sellaban el acceso de Muspelheim a Asgard y Surtur atacó con sus llameantes tropas, dispuesto a destruir primero el Reino Dorado y después los restantes Nueve Mundos. Las tropas asgardianas, dirigidas por Thor, se alzaron frente a Surtur y su ejército, mientras Balder viajaba hasta la otra dimensión donde Odín se hallaba para liberarlo. Cuando Surtur se disponía a acabar con Thor y los restantes Asgardianos, apareció Odín, que venció al demonio, enterrándolo y aparentemente acabando con él, sin embargo Surtur logró de alguna manera regresar a su reino.

Finalmente, Surtur encontró el medio para escapar de su prisión y llegar hasta Asgard atravesando las barreras místicas. Surtur descubrió la "Galaxia Llameante" y provocó que el corazón de esta galaxia explotara, para obtener la energía que necesitaba y reforjar así su espada de la Muerte. La explosión resultante acabó con la mayoría de los mundos de aquella galaxia y sólo algunos lograron escapar a bordo de naves espaciales, sumiéndose en un estado de animación suspendida, mientras su campeón, Bill Rayos Beta, velaba por su seguridad. Los demonios de Surtur persiguieron a la flota que huía, pero fueron finalmente derrotados por Thor, Bill, la diosa asgardiana Sif y la nave pensante de Bill. Finalmente Thor y Bill lograron sellar el acceso de Muspelheim a la Galaxia Llameante.

Entonces Surtur se puso en contacto con Malekith, el líder de los Elfos Oscuros de Svaltalfheim, para que encontrara en la Tierra un objeto místico llamado el Cofre de los Antiguos Inviernos, objeto que era capaz de crear un frío intenso por los Nueve Mundos. Malekith y los elfos oscuros viajaron a la Tierra y persiguieron al humano que vigilaba el Cofre. Así lograron hacerse con el místico objeto y, aunque Thor logró finalmente capturar a Malekith, no pudo evitar que el cofre fuera abierto sumiendo la Tierra bajo una capa de frío intenso. Surtur, aprovechando que los sellos que separaban Muspelheim del resto del Universo se habían congelado y debilitado, usó su espada de la Muerte para destruirlos y así poder acceder a los restantes Nueve Mundos.

Cuando Odín supo que Surtur estaba libre y que sus legiones invadían la Tierra, envió a su hijo al mando de los ejércitos de Asgard para combatir a los demonios llameantes en la Tierra, mientras él se quedaba en Asgard vigilando el brasero de la Llama de la Eterna Destrucción, ya que si Surtur sumergía su espada en el brasero, provocaría el Ragnarok, la destrucción del Universo. Thor, las fuerzas de Asgard, el ejército americano y la mayoría de los héroes terrestres combatieron a Surtur y sus tropas en la Tierra. Entonces el demonio aprovechó para marchar a Asgard, que estaba prácticamente desierta, ya que todos sus defensores estaban en la Tierra.

Tras un breve combate con Heimdall, el Guardián del Arco Iris, se dispuso a enfrentarse a Odín. El monarca asgardiano estaba preparado para luchar contra el demonio, pero Surtur usó el Cofre para atraer el frío de la Tierra hasta Asgard y encerrar a Odín en una prisión de hielo. Tras esto, Surtur usó su espada para destruir el Bifrost, evitando así que los Asgardianos pudieran regresar a Asgard. Sin embargo, Thor logró volver al Reino Dorado gracias a su martillo y allí se enfrentó a Surtur en un breve y desigual combate que terminó con la derrota del Dios del Trueno. Parecía que nada podía detener a Surtur, que se disponía a sumergir la espada en el Brasero de la Llama, cuando entró en acción Loki, poco dispuesto a que el demonio destruyera el Universo. Loki combatió al demonio evitando que este pudiera prender la llama.

Mientras, en la Tierra, el guardián del Cofre, el humano Roger Willis, logró encontrar el Cofre de los Antiguos Inviernos y cerrarlo, poniendo así fin al hechizo y, aunque no lo supiera, liberando a Odín de su prisión. El monarca de Asgard volvió a la refriega cuando un debilitado Loki cayó finalmente ante el ataque de Surtur y después de que Thor regresara a la lucha, Odín y sus dos hijos se enfrentaron al demonio. En un momento de la lucha, Thor usó su martillo para arrebatarle a Surtur la espada. Sin la espada, Surtur no podía usar sus poderes mágicos, que impedían a Odín crecer de tamaño como hiciera antaño. Odín creció hasta la altura de Surtur y ambos combatieron cuerpo a cuerpo, lo que les acercó peligrosamente al abismo que unía Asgard con Muspelheim. Odín ordenó a sus hijos que destruyeran el suelo bajo sus pies, para que así ambos cayeran a Muspelheim. Viendo que esa era su única salvación, ambos hijos obedecieron y lanzaron a ambos gigantes al abismo, que se cerró tras de sí, desapareciendo tanto Odín como Surtur, mientras que la Espada de la Muerte del demonio permanecía en Asgard.

Durante meses no se supo nada del destino del Monarca de Muspelheim ni del de Asgard, pero más tarde se descubrió que ambos habían estado combatiendo en Muspelheim, hasta que Odín fue capturado a traición por Seth, el dios egipcio de la Muerte, que le aprisionó en su dimensión de la Muerte, mientras lanzaba su ataque contra Asgard. Seth creó unos brazaletes que amortiguaban el poder de Odín, evitando así que Surtur supiera donde estaba su eterno enemigo. Seth lanzó su ataque contra Asgard, al mando de sus innumerables legiones, y diezmando a los Asgardianos, incapaces de vencer a un enemigo muy superior. Thor, junto a algunos aliados, viajaron a la dimensión de Seth, y allí descubrieron al preso Odín al que liberaron. Entonces Odín cedió parte de su poder a su hijo Thor y se quitó los brazaletes, tras esto abandonó la dimensión de Seth para viajar a Asgard para enfrentarse al egipcio, mientras Thor quedaba atrás, para combatir al demonio llameante que no tardó en llegar. Comenzó entonces un combate entre Thor y Surtur, que terminó finalmente con la victoria del Dios del Trueno, que llevó a Surtur a Asgard, donde Odín absorbió al demonio en su interior.

Meses más tarde, cuando el gigante Ymir escapó de su prisión y atacó Asgard, Odín liberó a Surtur de su interior como parte de un plan previamente maquinado. Como Odín planeaba, ambos enemigos ancestrales se enzarzaron en combate. Aprovechando que estaban distraídos, Thor intentó alcanzarles con la Espada de la Muerte, pero falló y la espada quedó clavada en el suelo frente a los oponentes. Entonces ambos gigantes se lanzaron sobre el arma y, cuando la tenían agarrada, Thor usó su martillo para enviarlos a la dimensión donde permanecieron en animación suspendida.

Recientemente, Surtur escapó de su encierro gracias al sacrificio de varios humanos que le adoraban y regresó a la Tierra, dispuesto a destruirla. Reapareció en una ciudad en Noruega, convirtiendo a sus habitantes en demonios llameantes, y a cada momento, el número de su ejército no paraba de crecer. En ese momento Thor estaba recuperándose de sus heridas y Odín envió a las tropas de Asgard a la Tierra, para que hicieran frente una vez más a las hordas llameantes de Surtur. Pero, ni todos los Asgadianos podían hacer frente a Surtur, hacia falta el poder de Thor o el de Odín, como el primero estaba aún renqueante por sus heridas y el segundo estaba aún débil por haber tenido que curar a Thor y transportar a todo el ejército asgardiano hasta la Tierra, no pudieron hacerle frente. Thor pidió entonces ayuda a Tarene, la Elegida, con unos poderes similares a los de Thor. Tarene creó entonces un vórtice de Energía para hacer frente a Surtur y, aunque no logró detenerlo, si permitió a Odín absorber dichas energías, alcanzando su máximo poder. El monarca asgadiano se lanzó entonces en un ataque suicida contra el demonio llameante y la colisión entre ambos produjo una enorme explosión. Cuando todo cesó, ambos habían desaparecido. Poco después se encontró el cadáver de Odín, confirmando que, según parece, ambos dioses habían muerto.

descripción

Altura:

Cerca de 1000 pies

Peso:

Desconocido

Ojos:

Carece de pupilas o iris visibles

Pelo:

No tiene

Piel:

Roja

Rasgos Distintivos:

La piel de Surtur está en constante ignición, y su cabeza está rodeada de una corola de fuego. Además es un demonio, que porta cola, y cuernos.

Nivel de Fuerza:

Surtur pose una fuerza sobrehumana, superior al nivel 100

Poderes Conocidos:

Surtur es un ser demoníaco que está compuesto en su totalidad de Fuego Viviente. Las llamas surcan su cuerpo constantemente, en un fuego al que él es inmune, no así el resto de los seres vivos.

Surtur puede lanzar rayos de fuego, capaces de derretir los casquetes polares de la Tierra, o elevar la temperatura hasta niveles inconmensurables. El poder místico de Surtur rivaliza con el de Odín, aunque la habilidad del demonio en su uso es menor que la del monarca de Asgard.

Surtur es aparentemente inmortal, y puede sobrevivir sin aire ni alimento. El frío tampoco le afecta, pero su poder se ve disminuido si enormes cantidades de frío y hielo se usan contra él.

Ficha:

864

versión:

5.01

creada:

18-11-02

redactor:

Víctor

revisor:

Doctor Comic