Enciclopedia del Universo Marvel

Avatar Login

El Olvidado download Editar

picture

datos

Nombre Original:

Forgotten One

Nombre Real:

Gilgamesh

Otros Alias:

Hércules, Sanson, Hero y otros desconocidos

Especie:

Eterno

Profesión:

Agente de los Celestiales, matador de monstruos, guerrero, aventurero

Estado Civil:

Soltero, fallecido

Grupo de Afiliación:

Eternos de la Tierra, Vengadores

Base de Operaciones:

Olimpia, por un tiempo la Hidrobase de los Vengadores

Primera Aparición: E 13

historia

Gilgamesh pertenecía a la raza conocida como Eternos, una rama evolucionada a partir de la raza humana. Hace miles de años, Gilgamesh, también llamado el Olvidado, recorrió la Tierra haciéndose pasar por humano, combatiendo a tiranos y matando bestias y monstruos. Los humanos de aquella época le llamaron de muchas formas, confundiéndole a menudo con algunos de los héroes de la época, uno de los errores más típicos era confundirle con Hércules, el dios griego.

En cierta ocasión, Zuras, líder de los Eternos, confinó a Gilgamesh en un sector apartado de la ciudad Eterna de Olimpia, no se sabe con certeza la razón, pero la idea más aceptada es que lo hizo ya que Gilgamesh estaba interviniendo demasiado en los asuntos de los humanos. Los detalles se desconocen, pero la cuestión es que Gilgamesh permaneció aislado viviendo en ese sector de la ciudad durante cientos de años.

En años recientes, mientras prácticamente todos los Eternos de la Tierra se encontraban unidos formando la Uni Mente, los Desviantes, los enemigos ancestrales de los Eternos, botaron una nave espacial que contenía una poderosa bomba de energía, con la esperanza de destruir la nave principal de la Cuarta Hueste de los Celestiales, los creadores de ambas razas, y que llegaban a la Tierra para juzgarla. El Eterno conocido como Duende, el cual había sido dejado atrás monitorizando lo que pasaba en la Tierra, supo del plan de los Desviantes, y temiendo que los Celestiales malinterpretaran los hechos, y consideraran culpables a toda la población de la Tierra en vez de únicamente a los Celestiales, y que por tanto la destruyeran, decidió actuar. Duende fue en busca de Gilgamesh, y le habló de los planes de los Desviantes, tras equiparse con una armadura de combate y una nave espacial, Gilgamesh partió al espacio para evitar los planes de los Desviantes. Mientras volaba por el espacio, Gilgamesh fue teleportado al interior de la nave Desviante por uno de los Celestiales. En el interior de la nave, Gilgamesh combatió contra los Desviantes, y consiguió destruir la bomba de energía y la nave de los Desviantes, pocos segundos antes de la detonación. Tras esto, Gilgamesh quedó flotando a la deriva en el espacio, hasta que fue recogido por los Celestiales que le llevaron al interior de su nave.

Tiempo después, Gilgamesh reapareció en la Tierra. El Eterno tenía una ceguera temporal, aunque se ignora la causa, ya que como todos los Eternos Gilgamesh era inmune a cualquier daño físico convencional. Se especula con que la explosión de la bomba de energía fue la causante de la ceguera del Eterno. Gilgamesh comunicó a sus compañeros Eternos que tenía un mensaje de los Celestiales, en que se conminaba a él y al resto de Eternos a no intervenir más en sus planes. En reconocimiento por su valor y bravura, Zuras devolvió a Gilgamesh la libertad, y le rebautizó con el nombre de Hero, un nombre que Gilgamesh hacia tiempo que había abandonado. Sin embargo, los planes de los Celestiales para Gilgamesh iban más allá del entregar un simple mensaje, para cumplir la tarea encomendada por los Celestiales, Gilgamesh viajó a la ciudad de Lemuria disfrazado, donde se puso en contacto con Kro, y ambos partieron en dirección a la Pirámide de los Vientos.

Después de cumplir el encargo de los Celestiales, Gilgamesh regresó a Olimpia, donde permaneció durante un tiempo, en su morada donde había residido durante años apartado de los demás Eternos. Finalmente fue requerido por Thena, la nueva dirigente de los Eternos, que le dio a conocer la existencia de una invasión de seres monstruosos como los que antaño Gilgamesh matara en la antigüedad, sin que Thena ni Gilgamesh lo supieran, estos demonios estaban al mando de N'Astirh y la Reina Duende durante los acontecimientos conocidos por Inferno. Gilgamesh recibió el encargo de acabar con aquellos monstruos, y tras forjar de nuevo su armadura y sus armas, Gilgamesh fue enviado a la Tierra. Paralelamente, la Tierra ya contaba con sus propios defensores, a pesar de que los Vengadores se habían disuelto temporalmente, un grupo de héroes se había reunido para combatir a los demonios, así, Míster Fantástico, la Mujer Invisible y el Capitán América (por aquel entonces el Capitán), combatían tanto a los demonios como a Nanny, que pretendía secuestrar a Franklin Richards, el hijo de los Richards. La llegada de Gilgamesh permitió derrotar a Nanny, pero ninguno pudo impedir que los demonios secuestraran al niño. Los ahora cuatro héroes se unieron a Thor, y persiguieron a los demonios, y tras encontrarlos y luchar con ellos, liberaron a Franklin Richards, y tras un combate contra el estimuloide de Kang conocido como el Hombre Creciente, los cinco héroes decidieron unirse para reformar los Vengadores (A 300).

Gilgamesh permaneció con los Vengadores durante poco tiempo, combatió a Supernova en el espacio {A 303}, y a los U-Foes {A 304}, pero durante el ataque de los Hombres Lava, Gilgamesh fue herido de gravedad {A 308}. Con la ayuda de otra Eterna, Sersi, los Vengadores lograron llevar a Gilgamesh hasta Olimpia, solo para descubrir que la ciudad no estaba, y que había sido transportada a la Zona Negativa (por las maquinaciones de Duende). Allí, los Vengadores se encontraron con que Olimpia estaba desierta, es más, se encontraron al villano de la Zona Negativa conocido como Blastaar, que aseguraba haber acabado con todos los Eternos. Después de combatir a los Vengadores, Blastaar fue derrotado, y poco después los Eternos volvían de su aparente muerte, tras lo cual ayudaron a Gilgamesh a recuperarse, los Vengadores regresaron a la Tierra sin el Eterno, que quedó en Olimpia recuperándose {A 309~ 310}. Gilgamesh volvió a colaborar con los Vengadores en contadas ocasiones, como cuando acudió a la llamada del Capitán América durante la crisis conocida como la Tormenta Galáctica, donde el Eterno colaboró con los Vengadores {AWC}. Después de esto no se supo nada del Eterno durante algún tiempo.

Gilgamesh apareció repentinamente meses más tarde mientras los Vengadores celebraban el aniversario de su formación, les sorprendió a todos el ruido de una pelea, cuando fueron a investigar, encontraron a un batallón de extraños soldados que acosaban a un hombre, después que los Vengadores hicieran huir a los acosadores, descubrieron que el acosado era Gilgamesh, el cual parecía estar herido de muerte {A:C}. Los Vengadores hicieron todo lo posible por estabilizar la situación del Eterno, aunque el estado de Gilgamesh era cada vez más grave. Entonces los Vengadores estaban metidos ya en la crisis conocida como la Encrucijada, que les enfrentó a Kang y a sus hombres. Entre delirios, Gilgamesh insinuó que había entrenado a los hijos de Kang y Mantis, enseñándoles todo lo que sabía y que, al descubrir sus planes de destruir a los Vengadores e intentar avisarles, éstos habían decidido acabar con él. Los Vengadores no pudieron saber nada más, ya que fueron atacados por Neut, uno de los hombres de Kang, que derrotó a los Vengadores y remató a Gilgamesh causándole la muerte, aunque esto, tratándose de un Eterno, podría no ser definitivo.

descripción

Altura:

1'80 m

Peso:

130 kg

Ojos:

Negros

Pelo:

Negro

Nivel de Fuerza:

Gilgamesh poseía una fuerza sobrehumana que le permitía levantar unas 100 toneladas de peso

Poderes Conocidos:

Gilgamesh poseía los atributos normales de un miembro de la raza de los Eternos, además de unos atributos propios.Como el resto de los Eternos, Gilgamesh poseía una fuerza vital aumentada mediante la energía cósmica, además tenía un absoluto control sobre todas las células de su cuerpo, lo que le daba un completo control sobre su cuerpo, aun cuando estaba dormido o inconsciente. Como resultado de este control, Gilgamesh era virtualmente inmortal, inmune al paso del tiempo, a las enfermedades, a las temperaturas extremas y a cualquier herida causada por medios convencionales. Aunque fuera herido, su control sobre su cuerpo le permitiría sanar la herida o regenerar la parte dañada. La única manera de que un Eterno puede morir es dispersando la mayor parte de las moléculas de su cuerpo, o consiguiendo romper el control que tiene sobre su cuerpo, y después causándole una herida lo suficientemente grave para matarle.

Gilgamesh eligió desarrollar de todas las habilidades que le son propias a un Eterno, aquellas que le permitieran desarrollar su fuerza. Así, aunque Gilgamesh era capaz de manipular mentalmente los átomos y moléculas, su capacidad estaba por debajo de la de otros Eternos. Como todos los Eternos, Gilgamesh podía levitar mediante sus poderes psiónicos, también puede hacer levitar a otras personas u objetos.

Como el resto de los Eternos, Gilgamesh podía proyectar energía cósmica en forma de rayos a través de sus ojos, o en forma de luz desde sus manos, esta energía cósmica estaba almacenada en pequeños compartimentos situados en el interior de su cuerpo. Los rayos que Gilgamesh podía emitir van desde rayos de luz, de fuerza hasta la electricidad, pasando por cualquier forma del espectro electromagnético. Gilgamesh podía emitir estos rayos durante varias horas, hasta que se agote, sin que ello disminuyera su invulnerabilidad, aunque durante ese tiempo aumentaba su sensibilidad al dolor, aunque esa momentánea vulnerabilidad se le pasaba tras dejar de emitir los rayos. Gilgamesh no demostró tener la habilidad de teleportarse a sí mismo o a otra persona, aunque es posible que al igual que el resto de los Eternos dispusiera de esa habilidad, aunque como es un recurso que no suelen utilizar los Eternos a menudo, nunca lo haya mostrado. Además, Gilgamesh poseía un nivel bajo de poderes psiónicos, que le permitían crear ilusiones.

Habilidades Especiales:

Gilgamesh era quizás el mejor combatiente en combate cuerpo a cuerpo de todos los Eternos. Además, durante un tiempo y para compensar su ceguera temporal, Gilgamesh desarrolló una especie de radar que le permitía orientarse.

Cronología chrono.download Editar

CA@11-FB, @11; T@17; ASPOT 35-FB; TOTZ 3; E 13; T 287~289, 291, 292-BTS, 300-BTS; E2 2, 4~6, 9~12; A 299~300, 306-FB, 300; XF@4/3; T 402; NM@4/3; A 301~303, @18/2; M/CP 21/3-BTS; A 304~310; ASPOT 35; Q 28-BTS, 29; E:HEROD-BTS; A 345; AWC 81; CA 400/2, 401; FFU 10; A:C; A 391
Ficha:

524

versión:

3.01

creada:

29-01-02

redactor:

Víctor Abril